lunes, 28 de enero de 2013

residuos, del tiempo erótico...




Y lo que una vez existió..
ya no existe mas, y bueno "aquello fascinante" solo habita en nuestra memoria y en nuestra imaginación.

Resulta, que el tiempo no se detiene...
se diluye en nuestras emociones, sensaciones, pasiones, deseos... y todo aquello que nos impregna incluyendo la agonizante seducción y el desbordante placer de ciertos instantes, tan íntimos, tan locos...
y tan propios.

Yo, siempre tan seducida por los espacios, por el color del tiempo, por el erotismo y... la imaginación.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario